Colegio Don Bosco Iquique

Lunes, 29 Junio 2020

Evangelio martes 30 de junio 2020.

La Palabra dice

Mt. 8, 23-27 – “Sobrevino una gran calma”.

Jesús subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De pronto se desató en el mar una tormenta tan grande, que las olas cubrían la barca. Mientras tanto, Jesús dormía. Acercándose a Él, sus discípulos lo despertaron, diciéndole: “¡Sálvanos, Señor, nos hundimos!” Él les respondió: “¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?” Y levantándose, increpó al viento y al mar, y sobrevino una gran calma. Los hombres se decían entonces, llenos de admiración: “¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?”.
 

La Palabra me dice

Eduardo Galeano nos ofrece un texto que puede ayudarnos a pensar en nuestros miedos, en los miedos que se levantan como olas en la sociedad actual, en nuestras pequeñas comunidades, en nuestras familias y en lo profundo de nuestro corazón; esos miedos que a veces hacen pequeña nuestra fe y frágil nuestras seguridades:

Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.
Y los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.
Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.
Los automovilistas tienen miedo a caminar y los peatones tienen miedo de ser atropellados.
La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir.
Los civiles tienen miedo a los militares. Los militares tienen miedo a la falta de armas.
Las armas tienen miedo a la falta de guerra.
Es el tiempo del miedo.
Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo.
Miedo a los ladrones y miedo a la policía.
Miedo a la puerta sin cerradura.
Al tiempo sin relojes.
Al niño sin televisión.
Miedo a la noche sin pastillas para dormir y a la mañana sin pastillas para despertar.
Miedo a la soledad y miedo a la multitud.
Miedo a lo que fue.
Miedo a lo que será.
Miedo de morir.
Miedo de vivir.

Ahora piensa en tus miedos, ¿cuáles son hoy por hoy? ¿cuáles fueron hace unos años, cuando empezabas una nueva etapa de tu vida? ¿cuáles parecen venir en el horizonte? El miedo teme a las palabras, a la Palabra; por eso anímate a compartirlos con Jesús.

Con corazón salesiano

Hace poco tuve la oportunidad de ver nuevamente la película de Don Bosco, la más reciente, creo que del año 2004. En ella hay una escena en la que Don Bosco visita la cárcel; y allí, rechazado por los presos, descubre el dolor y la ruina en la que viven. Al salir pronuncia una frase que me hizo pensar: “Cuando alguien grita lo hace porque tiene miedo, y ustedes tienen mucho…”.

Siento que son tantos los gritos que hay en nosotros, en nuestros patios, en nuestras obras, gritos que no son solo reclamos o necesidades, sino gritos profundos, gritos que provienen de un gran miedo, de sentir que la barca se hunde. Pero Don Bosco no fue un hombre de miedo, sino un hombre que encontró en Jesús la única esperanza real de salvación para su vida y para la vida de sus jóvenes. También nosotros somos hombres y mujeres de esperanza, estamos llamados a ser signos del amor de Dios en medio del miedo.

A la Palabra, le digo

Hoy, amado Jesús, me acerco con confianza a ti para contarte mis miedos… quiero hablar contigo de la oscuridad que a veces invade el horizonte y hace perder la fe. Quiero dejar estas tormentas en tus manos, quiero dejar que mi esperanza este solo en ti…

Creo Señor, pero aumenta mi fe. Solo así podré ser signo de esperanza en medio de los jóvenes a los que me envías.


Link canción: https://www.youtube.com/watch?v=Nb1VOQRs-Vs

 

Fuente: salesianos.org.ar/google.
 

Visto 152 veces
1iquique_insignia.png

COLEGIO DON BOSCO IQUIQUE

ELEUTERIO RAMÍREZ 1617

IQUIQUE

572411450

Escríbenos

Buscar